Granates

Más de 10.000 quilates de granates de todas las especies, variedades y colores. En estas fotos solo puede verse una selección de esta gema.

Más detalles

Entre los minerales del grupo del granate hay más de diez especies de gemas con la misma estructura y química similar. Sólo presentan ligeras diferencias en sus propiedades físicas, y algunas variedades pueden ser tan similares que resulte imposible distinguirlas sin realizar un análisis químico. Lo más común es que los granates tengan un color rojo cálido e intenso, pero también hay granates con distintas tonalidades de verde, amarillo pálido o brillante, naranja intenso o marrón. El azul es el único color que no existe entre los granates.

El nombre viene del latín granum que significa “grano” y granatum que significa “granada”. Esta designación refleja la típica forma redondeada de los granates en bruto, que a su vez nos recuerdan a las semillas de la granada.

Los granates son conocidos desde hace miles de años. Según el Talmud, Noé colgó un gran y delicadamente tallado granate que iluminaba el Arca y le permitía navegar en la oscuridad de la noche. Los granates también fueron utilizados en épocas antiguas como la de los egipcios, griegos y romanos.  Muchos valientes viajeros llevaban granates para protegerse, pues se creía que esta gema iluminaba la noche y prevenía de cualquier mal. Hoy en día, la ciencia nos ha explicado que la conocida luminosidad del granate es debida a su alto índice de refracción de la luz.

Esta gema se ha relacionado durante siglos con la sangre, debido a sus diferentes tonalidades de rojo intenso. Al hilo de esta idea, se le atribuían grandes poderes curativos, especialmente para facilitar la cicatrización. También se pensaba que el granate podía absorber el calor, ya fuera físico o psíquico, por lo que fue utilizado para tratar fiebres y depresión.

El granate tallado más grande del que se tiene noticia es el Giant, de 8.175 quilates, que se custodia entre Hitos gemológicos de P.R.C. Esta gema, de talla esférica, se extrajo de un extraordinario cristal en bruto de más de 30.000 quilates que se encontró en un yacimiento brasileño. El segundo mayor granate conocido, de la misma colección, es el Moçambique, de 4.100 quilates, que fue hallado en el país africano que le dio nombre.

 

“Aquel hombre virtuoso que vivió en mi Ínsula y que fue San Brandán navegó por mar hasta los últimos confines de la tierra, y descubrió una ínsula recubierta toda ella de uvas maduras, unas azules, otras violeta y otras blancas, con siete fuentes milagrosas y siete iglesias, una de cristal, otra de granate, la tercera de zafiro, la cuarta de topacio, la quinta de rubí, la sexta de esmeralda, la séptima de coral, cada una con siete altares y siete lámparas, Y delante de la iglesia, en medio de una plaza, surgía una columna de calcedonia que tenía en la cima una rueda que giraba, cargada de cascabeles.”

Baudolino, Umberto Eco (S.XX)