Piedras Preciosas Rutiladas

Más de 22.000 quilates de gemas rutiladas de diferentes especies.

Más detalles

El rutilo como inclusión en las gemas

Las gemas puras son excepcionales. La mayoría contiene cuerpos extraños o algún tipo de alteración en el cristal, lo que se denomina “inclusión”. Estas inclusiones dan personalidad a las piedras preciosas y las hacen únicas, por lo que no hay dos gemas iguales. Existen muchos tipos de inclusiones, y buena parte de ellas son sólo visibles a través de un microscopio.

En muchos casos las inclusiones restan valor a la gema, pero no siempre es así. Contrariamente, algunas inclusiones multiplican la belleza de las piedras preciosas, como el caso del rutilo. Se trata de un mineral compuesto químicamente por dióxido de titanio, que ofrece diversos colores de rojo a negro y tiene brillo adamantino.

Las inclusiones de rutilo se presentan en forma de agujas agrupadas de tonos amarillo-dorados que crean distintos paisajes internos en la gema. Algunas pueden ser de una extraordinaria belleza –de ellas deriva la expresión “belleza rutilante”- y otorgan un valor único a la gema.

Pueden encontrarse en cuarzo cristal de roca o citrino, en topacio, en berilo morganita, en kunzita, en algunas especies del grupo del granate o en corindón. Cuando se presenta en cuarzo cristal de roca (también llamado hialino), y en función de la densidad y disposición de la agujas, se le suele denominar “cabellera o cabello de Venus”.

Royal Collections cuenta entre sus fondos con Cahimbó, un bellísimo cuarzo rutilado de 3.095 quilates, con talla oval, que forma parte de Hitos gemológicos.

 

“Del catorzeno grado del signo de Tauro...De color es parda, et en algunas dellas fallan venas que semeian al oro...Et a tal propriedat que si la colgaren sobre llaga o ferida de que salga sangre, estanca la luego.”

Libro de las piedras según los grados de los signos del zodiaco, Lapidario atribuido a Abolays. S.XIII