Kunzitas

Más de 5.800 quilates de Kunzitas. Pureza y tamaños excepcionales. En esta fotos solo puede verse una selección de esta gema.

Más detalles

La kunzita es la variedad rosa, lila o violeta de la espodumena. Mientras otras gemas han sido usadas desde hace siglos, la kunzita era desconocida hasta hace relativamente poco tiempo: se descubrió en Connecticut (EE.UU.), a finales del siglo XIX. El primer yacimiento con depósitos relevantes que pudieran comercializarse se exploró más tarde, en 1902, en California, que es también donde se extrajo morganita por primera vez. Después de la II Guerra Mundial, se descubrieron yacimientos de kunzita en Brasil y Afganistán. Estos dos países, junto con Madagascar, son hoy los mayores proveedores del mundo.

Recibió su nombre en honor a George Kunz, que fue el primero en identificarla como una piedra preciosa. Este legendario gemólogo y ejecutivo de Tiffany & Co. viajó por los cincos continentes en busca de nuevos yacimientos y variedades de gemas, así como de historias y leyendas sobre las piedras preciosas. Es el autor de uno de los libros más famosos de gemología: The Curius Lore of Precious Stones (“La curiosa sabiduría de las piedras preciosas”).

La kunzita puede presentar inclusiones que realzan su belleza, y suele hallarse asociada con morganita y turmalina rosa, las otras gemas rosas más populares.

El color de la kunzita es más intenso cuanto mayor es la pieza, especialmente cuando supera los diez quilates. Su elegante color se va desvaneciendo si es expuesta al calor o la luz directa. No obstante, este proceso es muy lento, tarda varios años, y siempre se puede recuperar el color original mediante radiación.

Al igual que la hiddenita, la kunzita presenta un fuerte pleocroísmo. Por tanto, mostrará diversos tonos según el ángulo desde el que se mire: puede parecer transparente, o mostrar dos tonalidades, desde rosa pálido hasta violeta. Esta especial propiedad es siempre tenida en cuenta por los talladores, que deben ser muy habilidosos al elegir la talla idónea para cada gema en bruto. Por otro lado, es una gema muy frágil a pesar de que es relativamente dura (7 en la escala de Mohs).  Debido a su estructura cristalina y a su perfecta exfoliación puede romperse si recibe un fuerte impacto, por lo que debe ser manejada con gran cuidado.

P.R.C. atesora la kunzita más grande del mundo: Araçuai, un ejemplar rutilado de talla oval que pesa 1.490 quilates.

 

“Et segund dixo Hermes*, que fue muy grand philosofo, las vertudes delas piedras mismas se camian segund el camiamiento que an las planetas unas con otras, et con las figuras del cielo.”

*El primer lapidario astrológico atribuido a Hermes es el Libro Hebraico de Henoch, del S.IV.

Libro de las piedras según la conjunción de las planetas (Anónimo), III libro recogido en el Lapidario de Alfonso X el Sabio (s.XIII).