Budismo

Selección de obras budistas realizadas en piedras preciosas. En las fotos solo puede verse una representación de estas obras.

Más detalles

BUDA 
 
Siddharta Gautama fue un príncipe indio (566-486 a.C.) fundador de la religión budista. Nació en una familia principesca del clan de los Sakyas en Kapilavastu. Pasó una juventud mundana y despreocupada. La vista de las enfermedades, la vejez  y la muerte fue causa de su desengaño, y a la edad de 29 años dejó su ciudad natal para practicar el yoga y unas penitencias excesivas que no le dieron el resultado apetecido. Un día del año - 571 alcanzó la iluminación cuando meditaba sentado bajo un árbol. Así le vino el conocimiento de las cuatro nobles verdades que se convirtieron en fundamento de su teoría moral y religiosa: el sufrimiento, su origen, su supresión y el camino hacia el nirvana. A partir de entonces recibió el título de Buda (iluminado).
 
La personalidad de Buda fue pronto sometida a un proceso de mitologización que lo elevó al rango de prototipo trascendente. El proceso duró siglos y desembocó finalmente en la deificación de Buda. Hoy en día el Budismo es una de las grandes religiones universales, con más de 500 millones de adeptos y  con una extraordinaria trayectoria de influencias en la Historia del Arte. 
 
Características iconográficas de Buda A Buda se le suele representar inmerso en la meditación, impregnado de interioridad y serenidad, imagen de su triunfo espiritual sobre los deseos mundanos, capaz de alcanzar la iluminación perfecta  y así escapar al ciclo de las reencarnaciones para conseguir la liberación plena (nirvana). 
 
En su iconografía se señalan hasta 80 marcas de belleza y 32 perfecciones o señales mayores identificativas, las lakshana, que distinguen a los seres superiores y les confieren una categoría sobrehumana. Las más importantes se aprecian en su rostro ovalado, ligeramente inclinado hacia delante, con los ojos almendrados y semicerrados bajo marcadas cejas, que aluden a la pureza de su mirada. En su boca se esboza una sonrisa, serena como su ánimo, mientras que los lóbulos de sus orejas se alargan para indicar su origen principesco, símbolo de sabiduría. En su cabeza destaca una protuberancia (ushnisha) representada de forma humanizada en un moño que recoge su cabello, signo de la concentración espiritual.
 
 
BUDAI 
 
El Buda de la felicidad, Budai o Milefo, representa una de las divinidades más populares de la China. Su nombre original era el de Qui Ci o Chi Tzu, monje del Budismo Zen  que vivió en el S.X (Dinastía Tang) en la provincia de Zhejiang (China). Solía recorrer pueblos y aldeas como mendigo y arrastraba un gran saco de cáñamo, en el cual llevaba regalos para los niños. En torno a su figura se han tejido muchas leyendas, y  parece ser que sólo en el momento de su muerte descubrió su verdadera identidad: la manifestación de Maitreya, el Buda del futuro. 
 
Especialmente propicio a los débiles y niños, esta divinidad encarna la celebración y la prosperidad, el bienestar y la felicidad, el amor y la vida. Su principal prédica y mensaje era la risa, una risa mágica y contagiosa, portadora de alegría y fortuna. Todavía hoy en día existe la superstición de que aquella persona que toque su vientre, se verá beneficiada por los generosos dones que esta divinidad le otorgará. 
 
BODHISATTVA
 
En la religión Budista son aquellos personajes que han renunciado a la consecución de la plena iluminación para ayudar a otros fieles en su camino espiritual hacia el nirvana. (Se podría establecer una comparación con los santos del catolicismo). Es objeto de devoción y admiración y representa una actitud de caridad y sabiduría. 
 
Fueron uno de los temas preferidos en el arte extremo-oriental (indio, indonesio, chino, japonés). Se representan de manera diversa, en forma masculina o femenina, pero contrariamente a Buda (por lo general de una austeridad monacal), los bodhisattvas aparecen ricamente ataviados.
 
KUAN-YIN
Nombre chino de uno de los Bodhisattva. Es la deidad Budista más venerada en la china como diosa de la misericordia. En una de sus encarnaciones Kuan-yin, permitía ser representada de manera femenina, con vestidos blancos y un niño en brazos, en una iconografía similar a la de la Virgen María. Se contaba su nacimiento milagroso, que fue asesinada por su padre y descendió a los infiernos. También suele aparecer sentada sobre un león, animal protector del budismo.
 
MAHAKALA
 
Era originariamente un demonio que fue amansado por Mansjuri y Avalokitesvara para convertirse en un feroz protector del Budismo. Esta importante divinidad, también conocida como “el señor del viento”, toma una forma terrorífica para conquistar los aspectos más horribles de la existencia.
 
VAJRA
 
Representa el rayo, símbolo de la luz y la fuerza divinas. En el budismo adquirió un gran protagonismo a partir del S.V por su sabiduría indestructible. Aparece como un doble pentadente o especie de diábolo de cinco puntas, aludiendo a los cinco picos del Monte Meru (residencia de los dioses). Asimismo puede variar en tres, siete o nueve puntas, y a su vez dos vajras pueden cruzarse formando un vishvavajra o vishvakarma-vajra. 
Como objeto de culto, es muy importante en la liturgia lamaísta. El Busismo Vajrayana señala que el vajra siempre debe  utilizarse junto con la campana, ya que el primero representa la fuerza masculina, mientras la segunda la femenina, y ambos simbolizan la sabiduría.