Piedras preciosas

LETANÍA PARA ALGO MILAGROSO

“Ornamentación. Riqueza. Testimonio. Símbolo. Documento. Receptáculo para la luz tras inmensos periodos de tiempo en la oscuridad. Forma. Transparencia. Estructura. Color. Lujo de la naturaleza. Realidad fascinante. Estímulo para la imaginación y la sensibilidad. Verdad e ilusión. Concordancia o conflicto entre lo definido por la ciencia y los plurales horizontes del arte. Configuraciones y perspectivas. Materia prima que expresa lo perfecto. Fuente inspiradora. Eso – y mucho más – son las gemas que expresan el milagro de su propia hermosura. Por eso, encarnan lo civilizado, el refinamiento, la más pura expresión de la belleza. No en balde, el lenguaje también las ha bautizado como ¨piedras preciosas¨. Pobre definición para algo tan excepcional y polivalente”.

Vicente Aguilera Cerni (1920-2005)


En Piedras Preciosas destaca, con más de 250.000 quilates de gemas lapidadas, la mayor la colección del mundo. Incluye miles de ejemplares de todas las variedades. Muchas de las gemas se consideran las mayores y más puras jamás halladas. Sus fondos se estructuran en varias colecciones que en total superan los 500.000 quilates.

Las piedras preciosas talladas mayores en su especie, excepcionales por su tamaño, color, pureza y talla, en todas las variedades gemológicas, como diamantes de todos los colores, aguamarinas, esmeraldas topacios, rubíes, zafiros, etc.